Posts Tagged ‘Biomas’

SABANA

Las sabanas son biomas propios de los trópicos. Se encuentra en extensas regiones de África, Asia, Australia y América del Sur. En ellas predomina la vegetación herbácea. Sin embargo, no carecen de árboles, aunque éstos se encuentran dispersos. El suelo de la sabana es arcilloso e impermeable. Una característica propia de este bioma es la alternancia de una estación húmeda y otra seca. La estación seca es muy árida, característica que facilita la propagación de incendios. El fuego agiliza el crecimiento de las hierbas y frena el desarrollo de los árboles, acelera la mineralización del suelo y el crecimiento de las plantas que se adaptan a esas condiciones.


La diversidad de especies arbóreas en las sabanas es muy baja debido a estrictos requerimientos ecológicos pero es bastante alta en cuanto a especies herbáceas. La diversidad animal es bastante alta aunque, globalmente, es inferior a la de las áreas tropicales forestadas debido a que hay menos capas vegetacionales, lo que a su vez determina que hayan menos ambientes a los que adaptarse. La mayor diversidad de mamíferos grandes se encuentra en este ambiente abierto, en el cual ellos pueden moverse libremente. Los grandes herbívoros han prosperado debido a la enorme cantidad de biomasa de la vegetación herbácea producida anualmente y, a su vez, hay muchos carnívoros para alimentarse de ellos. En África es de esa manera pero es más limitado en los otros continentes: la gran diversidad de ungulados en África tiene como contrapartida a unas pocas especies de canguros en Australia y a virtualmente nada en América del Sur. Muchos grupos claramente africanos están limitados a las sabanas o son más diversos ahí que en la selva pluvial tropical, los musgaños elefantes, hienas, zebras, jirafa, algunos grupos principales de antílopes, avestruz, ave secretaria, aves tejedoras, entre otras.


Las adaptaciones de los árboles a las condiciones de las sabanas están relacionadas con la sequía, raíces principales largas para alcanzar la profunda capa freática, corteza espesa para resistir a los fuegos anuales (por lo que las palmas son prominentes en muchas áreas), hojas deciduas para evitar la pérdida de agua durante la estación seca, y uso del tronco como un órgano almacenador de agua (como en el baobab). En las gramíneas, la mayoría de las adaptaciones son contra el pastoreo, espículas silíceas para disuadir a los herbívoros, crecimiento desde la base de la planta y no desde los extremos para evitar daño al tejido de crecimiento, y reproducción vegetativa en muchos tipos para sobrepasar las otras herbáceas competidoras. Muchas plantas tienen órganos vegetativos de almacenamiento, bulbos y cormos, por ejemplo, para poder sobrevivir durante la estación seca.


Muchos animales tienen capacidad de migrar por largas distancias, migraciones que coinciden con las estaciones de crecimiento vegetal, principalmente de mamíferos en África y de aves en Australia. Muchas formas excavan madrigueras para evitar la depredación y la desecación (durante la sequía), y muchas otras usan estas madrigueras. Las sabanas son perfectas para las aves de presa, con amplios espacios abiertos para cazar y árboles para percha y lugar de anidar (aún el ave secretaria, que es terrestre, los usa). Los montículos de las termites son características significativas, permitiendo a una sorprendente diversidad de especialistas en termites para el oso hormiguero gigante en América del Sur (uno de los animales más característico de las sabanas de ese continente). Las aves corredoras (Ratitæ) tienen equivalentes en los campos abiertos de cada continente tropical, avestruz en África, ñandú en Sudamerica (tanto en praderas como en sabanas) y el emú en Australia.


DESIERTOS

FUENTE YOUTUBE

LA TUNDRA

FUENTE YOUTUBE

BOSQUE TROPICAL

Los bosques tropicales se encuentran cerca del ecuador donde los niveles de temperatura y luz permanecen más o menos constantes durante todo el año. En los lugares donde la lluvia está distribuida uniformemente durante el año se presentan los bosques lluviosos tropicales. En este dominio, la variación de temperatura entre el día y la noche es mayor que la de una estación a otra, por lo que no se habla aquí de estacionalidad. La temperatura media anual está cercana a los 27ºC (siempre superan los 18ºC) y no existe estación invernal. La precipitación anual excede la cantidad de agua perdida a través de la evaporación y la transpiración; generalmente sobrepasan los 2000mm anuales.

Asimismo, estas zonas presentan una elevada humedad ambiental, variable según el momento del día y la altura de los árboles pero raramente por debajo del 80% -a excepción de los claros más extensos o por encima del dosel. Las lluvias coinciden con una adecuada temperatura, lo que proporciona unas buenas condiciones de crecimiento para las plantas, permitiendo a su vez la presencia de árboles.

Los bosques tropicales húmedos se encuentran aproximadamente entre las latitudes 10° N y 10° S y representan casi un 25% de la superficie total de bosques en el mundo. Ocupan una extensión de 16 millones de km2. Son los ecosistemas de la tierra más complejos y productivos.

La propia estructura del bosque atenúa la fuerte radiación solar y conforma un universo de microclimas que afectan a variables climáticas como la temperatura, la humedad, las precipitaciones y la fuerza del viento, que se atenúan a medida que uno se interna en el bosque. Tanto en el caso de las precipitaciones como la temperatura, es más interesante ocuparse de las diferencias entre el día y la noche y entre el interior y el exterior de la cobertura arbórea que de la media anual o mensual, ambas muy estables.

Los bosques tropicales pueden atravesar temporadas relativamente secas. Pero, además, las hojas situadas en lo más alto del dosel en un bosque tropical sufren períodos de marcada sequía diarios a causa de la fuerte radiación solar que reciben durante varias horas seguidas.

El 25-50% del agua que cae se evapora antes de llegar a tierra, (fundamental para mantener esa humedad tan elevada). El agua restante verticalmente en gotas cada vez menores y con menor fuerza (caen desde menor altura), lo que  contribuye a aminorar el riesgo de erosión del suelo que, de otra manera, sería muy grande por la intensidad de las precipitaciones tropicales y las altas temperaturas.

El número de especies arbóreas en una simple hectárea es una manera común de evaluar la biodiversidad de una región. La abundancia relativa de los principales tipos de plantas de los bosques lluviosos — árboles “típicos” de hoja ancha, palmeras, y enredaderas — varía con la localidad. Hay tres áreas diferentes de bosques lluviosos tropicales: Asia del Sudeste, América Central y del Sur, y África. En cada una de éstas áreas han evolucionado especies diferentes. Ya que la mayoría de las especies vegetales se asemejan tanto, es muy difícil de identificarlas con seguridad. Previamente se pensaba que la mayor biodiversidad se encontraba en los bosques del Sudeste de Asia, donde era posible encontrar hasta 200 especies de árboles en una hectárea. Este número ha sido opacado por el descubrimiento de un bosque increíblemente diverso en Perú, donde una hectárea contenía 606 árboles individuales pertenecientes a un total de 300 especies diferentes.

BOSQUES TEMPLADOS

BOSQUES TEMPLADOS

Existen muchos subtipos de bosques templados, caracterizados por temperaturas medias anuales de alrededor de 15ºC y precipitaciones medias entre 500 mm y 1.000 mm anuales. La densa cubierta vegetal y veranos cálidos y húmedos permiten el desarrollo máximo de materiales orgánicos que forman una bien desarrollada capa de humus, generalmente en suelos limosos. La superficie del suelo es marrón oscuro y ligeramente ácida, con más capas rojizas debajo resultantes de la acumulación de óxidos de hierro. Este es un suelo rico y fértil.

Entre ellos se encuentran:

Bosque de coníferas: El bosque templado de coníferas es un bioma terrestre correspondiente a regiones templadas con veranos cálidos, inviernos fríos y pluviosidad suficiente.
Sólo hay bosques templados de coníferas en siete regiones del mundo:
•la costa del Pacífico del noroeste de Norteamérica
•el suroeste de Sudamérica
•Nueva Zelanda y Tasmania
•el noroeste de Europa
•el sur de Japón
•el Cáucaso
Muchas especies de coníferas componen estos bosques, como los cedros, cipreses, abetos, sabinas y enebros, kauris, pinos, mañíos, secuoyas, tejos, etc. El sotobosque contiene una gran variedad de especies herbáceas y arbustivas.
Estructuralmente, se trata de bosques bastante simples, formados por dos capas: el dosel y el sotobosque. En algunos casos existe también una capa intermedia arbustiva. Los bosques de pinos albergan un sotobosque herbáceo, que suele estar dominado por hierbas perennes, sujeto a incendios naturales ecológicamente importantes

Bosque valdiviano: El bosque valdiviano, es una ecorregión del sur de Chile y reductos fronterizos al sudoeste de Argentina. Se caracteriza por tener bosques siempre verdes de múltiples estratos, en un clima templado-lluvioso oceánico. Debido a su aislamiento geográfico, la selva valdiviana se destaca por su elevada cantidad de especies endémicas. Abarca una superficie de unos 248.100 km2 entre el paralelo 35º S y el 48º S, si bien no existe acuerdo sobre sus límites, pues aunque la mayoría de los autores coincide en incluir en primer lugar las formaciones arbóreas con predominio de angiospermas siempre verdes de hojas anchas y brillantes (laurifolias) se producen divergencias por la inclusión o no de bosques caducifolios de clima mediterráneo y de bosques de coníferas. En el ámbito académico se prefiere usar las denominaciones bosque templado de tipo valdiviano, bosque húmedo pluvial valdiviano o bosque laurifolio valdiviano y dejar de lado el apelativo de selva que ha adquirido un sentido restringido al ámbito tropical.
Flora típica del bosque valdiviano:
•Avellano
•Coigüe (también llamado Coihue)
•Colihue
•Copihue
•Luma
•Quila
•Tineo
•Arrayán
•Murta
•Animales que habitan en la eco-región del bosque valdiviano:
•Monito del monte
•Pudú
•Puma
•Loro choroy
•Cisne de cuello negro

Bosque de frondosas: El bosque templado de frondosas es un bioma de clima templado y lluvioso, a veces con estación seco. Se trata de bosques dominados por angiospermas (bosques de hojas anchas), e incluye también los bosques mixtos, donde se mezclan angiospermas y gimnospermas.
La estación seca se produce en invierno en el Este de Asia y en verano en las regiones húmedas alrededor de las zonas de clima mediterráneo. En otras áreas, la distribución de lluvias a lo largo del año es más regular. Las precipitaciones anuales varían entre 600 y 1500 mm. Las temperaturas suelen ser moderadas, excepto en partes de Asia como la región del Ussuri, en el extremo oriente ruso, donde los inviernos son muy fríos.

Bosques mediterráneos: El clima mediterráneo, se sitúa en la fachada occidental de los continentes, hacia los 30º y los 40º. Se caracteriza por los inviernos templados, los veranos secos y otoños y primaveras con abundantes precipitaciones. El suelo dominante es el rojo mediterráneo y el pardo, y la tierra rosa relicta.
La vegetación típica es xerófila, ya que tiene que soportar la aridez estival. La especie dominante es la encina. El sotobosque es leñoso, espinoso y aromático, con especies perennifolias como el lentisco y el aladierno. En el cortejo florístico aparecen especies como la sabina, el madroño, el romero, el tomillo, las jaras, etc. En las zonas más húmedas aparece el roble como especie dominante.

La taiga

TAIGA

Los factores limitantes de la taiga son la temperatura y el agua. La temperatura media es de 19º C en verano, y -30ºC en invierno; el promedio anual de precipitaciones alcanza a 450 mm.
En toda esta zona crece el bosque boreal, favorecido por climas menos rigurosos que los de la tundra y por un suelo que sufre menos el efecto de las nevadas.
Los países escandinavos, Siberia y Canadá presentan bosques de abetos, pinos, alerces, y de abedules.
La fauna está compuesta por animales que resisten el frío, muchos de los cuales hibernan: alces, bisontes, lobos, osos, martas, linces, ardillas, marmotas, castores, lemmings y venados.