Espacio urbano

ESPACIO URBANO

La definición de espacio urbano (o, también, centro urbano o área urbana) resulta tan difícil como la de espacio rural (o la del espacio periurbano, que comprende el espacio entre los dos últimos), sobre todo tras los últimos modelos de crecimiento urbano, por lo que se hace necesario concretarlo por sus funciones, su alta densidad de población y su extensión, así como por ser emisor de servicios y estar perfectamente dotado de infraestructuras. Además, el precio del suelo es alto, el empleo en el sector primario es insignificante, y suele haber mucho espacio físico y recursos para la supervivencia de las personas.

Para la geografía urbana, el paisaje urbano es el paisaje propio de los núcleos urbanos o ciudades, definidos previamente por criterios numéricos (10.000 habitantes en España, cantidades mayores o menores en otros países) o funcionales (que el sector económico dominante no sea el primario, sino el sector secundariociudad industrial– o los serviciosciudad de servicios-, aunque existen incluso las denominadas agro ciudades).

La ciudad es un elemento difusor de productos, como los servicios, dotaciones e infraestructuras, de los que se sirve la población rural que, con el paso del tiempo, tiende a adquirir comportamientos urbanos y a diluir las diferencias. Al mismo tiempo, la ciudad necesita que el campo la abastezca de mercancías agrícolas y ganaderas, energía y productos primarios que ella misma no puede producir. La ciudad sirve también como lugar de ocio.

El concepto de ciudad

Debido a su continua evolución y a la variedad de circunstancias y factores que pueden concurrir en su formación y crecimiento, las ciudades no tienen una fácil definición. Frecuentemente se las identifica en función de la actividad económica de sus habitantes (dedicados, en su mayoría, a trabajos no agrícolas), y de su tamaño, estableciéndose el límite en torno a los 2000 habitantes o a densidades superiores a los 5000 hab. /km2. El criterio numérico es, sin embargo, poco calificador para aplicarlo a nivel mundial, pues existen límites diferentes según los países.

Las ciudades presentan una estructura demográfica que viene determinada por el movimiento natural propio de su población (esto es por la correlación de fuerzas entre la natalidad y la mortalidad), pero también (y en esto difiere de las zonas rurales, fundamentalmente “abastecedoras” de la población) por la intensidad que hayan tenido los movimientos inmigratorios. En el mundo desarrollado actual, la voluntad de mejorar las condiciones económicas y el acceso a la planificación familiar han dado como resultado un descenso significativo de las tasas de natalidad urbanas. La mortalidad, por su parte, es inferior a la de las zonas rurales, debido sobre todo, a una mejor cobertura medico-hospitalaria. Pero esta observación no es aplicable si nos referimos a los inicios de la revolución Industrial, o incluso, en la actualidad, a las ciudades del tercer mundo, en las que el hacinamiento y las pésimas condiciones sanitarias elevan significativamente la tasa de mortalidad.

El predominio de la población adulta sobre la joven parece también uno de los rasgos generales de los núcleos urbanos, aunque varía en función de las zonas de la ciudad, ya que los barrios de más reciente creación tienden a reunir a población más joven que los centros históricos.

El plano de la ciudad

El plano de la ciudad no solo delata la historia de la formación del núcleo urbano, sino que responde a una organización específica del espacio. El sector central del casco urbano corresponde, en los países más desarrollados, a las áreas de mayor actividad comercial. Esta sección, denominada también CBD (Central Business District, o centros de actividad), concentra la mayor parte de las empresas de servicios y el comercio, y es, por tanto, donde se lleva a cabo la mayor parte de las actividades de negocios. Esta área, de gran concentración de edificios, es una de las zonas donde el precio del suelo es más alto, por lo que la función residencial queda relegada a otros sectores.

Por otra parte, las áreas residenciales son muy variables, ya que en ellas se engloban tanto los barrios obreros como las zonas de alto standing, normalmente reguladas en función del coste del suelo, que imposibilita una difusión homogénea de la población.

Por lo que respecta a las áreas industriales, estas han sido desplazadas a las afueras de los núcleos urbanos, habilitándose polígonos industriales  donde las industrias tienen fácil acceso a los servicios y se aprovechan de las buenas comunicaciones sin perder las ventajas de situarse en las cercanías de un núcleo urbano, como son la disponibilidad de abundante mano de obra o la proximidad del mercado.

El área comercial de la ciudad, tradicionalmente ubicada en el centro urbano y dispersa por todas las calles de la ciudad, también ha experimentado en las últimas décadas un traslado parcial hacia las afueras de los núcleos urbanos, donde se han instalado grandes superficies comerciales, con el consiguiente peligro que supone esta fuerte competencia para los pequeños comerciantes.

En el área suburbana convienen las extensas áreas residenciales de baja calidad y crecimiento rápido e incontrolado, donde el hacinamiento se presenta por doquier, con otras zonas de crecimiento más reciente en las que las viviendas individuales de alto standing se extienden más allá del casco urbano.

En lo que respecta a la función que se enmarca en el proceso que se produce en la estructura urbana con su identidad propia, hay que analizar la actividad principal o actividades que cumple la ciudad, pero que por su magnitud o importancia se convierten en función o funciones. La función está dada por la actividad en la que se desempeña el mayor número de habitantes y que rebasa los límites de la ciudad en forma de bienes y servicios en beneficio de la región, de otros núcleos urbanos de la red, ya sea en el ámbito provincial, nacional continental o mundial. El área de influencia dependerá de la importancia de la función, lo cual le dará a la ciudad un rango y un papel en la organización regional.

escanear0001

Las principales funciones urbanas son:

La función comercial que hoy en día es la razón de ser de todas las ciudades.

La función residencial ya que en ella vive la mayor parte de la población. En los países ricos más del 75% de la población vive en ciudades.

La función administrativa, ya que concentra los centros de decisión tanto públicos como privados.

La función cultural ya que en ella se encuentran los principales centros de ocio y de difusión de ideas y opiniones. El turismo urbano se alimenta de esta concentración cultural.

Todas las ciudades tienen varias funciones, aunque en ocasiones unas están más desarrolladas que otras.

Modelos de organización urbana

Entre los modelos más comunes de organización urbana están:

a)     Plano anárquico e irregular: el propio de los cascos antiguos, con callejuelas estrechas y sinuosas poco apropiadas para el tráfico moderno y las necesidades de abastecimiento y servicios de la población.

b)     Plano cuadrangular, en damero u ortogonal: el cual presenta las calles en cuadricula regular.

De origen griego (fue ideado por Hippodamo de Mileto), ha sido adoptado en los ensanches de las ciudades actuales (por ejemplo Barcelona).

c)     Plano radiocentrico: con calles que están dispuestas a un núcleo central, que suele ser una plaza de la que parten las principales calles y avenidas.

Áreas metropolitanas

Un área o zona metropolitana es una región urbana que engloba una ciudad central que da nombre al área y una serie de ciudades satélites que pueden funcionar como ciudades dormitorio, industriales, comerciales y servicios, todo ello organizado de una manera centralizada. También se la conoce como red urbana.

Hay numerosos ejemplos de áreas metropolitanas en el mundo. En América del Sur: São Paulo, Buenos Aires, Río de Janeiro, Lima-Callao, Bogotá, Santiago de Chile y Caracas, entre las más pobladas y extensas. En América del Norte: Nueva York, la Ciudad de México, Los Ángeles y Chicago. En Europa, algunas de las mayores son las de París, Londres, Moscú o Madrid.

Diferentes modelos de organización urbana

El concepto central que diferencia el concepto “área metropolitana” de otras organizaciones demográficas se encuentra en el enfoque que se le dé a esa agrupación. Bien sea la idea de un sistema radial, centralizado con una ciudad principal, cuyo tamaño está generalmente definido por las correspondientes administraciones, y con grandes densidades de población –área metropolitana–. O bien la consideración del núcleo urbano como la suma de una o más ciudades principales que a su vez pueden tener sus correspondientes áreas metropolitanas, y que, debido al crecimiento de éstas, han llegado a fusionarse en una agrupación superior –conurbación–. En ciertos casos de este segundo modelo, la extensión física y la población serían enormes, formando núcleos de decenas de millones de habitantes que agruparían ciudades ya de por sí grandes y conformando megalópolis. En la práctica, los conceptos: metrópolis, área metropolitana, conurbación, megalópolis y otros más generales pueden referirse a la misma cosa, pero fijándoles previamente las cualidades o variables que deseamos incluir en el espacio geográfico, siendo típicas la proximidad o la densidad de población, pero no definitivas.

Finalmente, el desarrollo de muchas áreas rurales con miles de casas unifamiliares, carreteras en vez de calles, numerosas urbanizaciones, espacios verdes por todos los sitios en vez de parques y una extensión de decenas de kilómetros cuadrados, ha construido un nuevo concepto de ciudad que ya no tiene mucho que ver con la ciudad típica, pues presenta infraestructuras muy caras debido a su baja densidad y gran extensión, pero una calidad de vida superior. Existe entonces una gran preocupación y dedicación por parte del municipio por la definición de prioridades y por su dotación presupuestaria. El estudio de las prioridades sociales como índices, que componen indicadores sociales de desarrollo regional, que es el objetivo final de tales planes regionales, merece un tratamiento independiente. Aunque no sea el único tema, merecen un lugar destacado el transporte, los medios de comunicación, la educación, la salud y, claro está, el trabajo y de todo esto debe de ser dotada el área. Hay proyectos en marcha, bien documentados, de esta nueva condición humana para las preguntas y las respuestas nuevas.

Conurbación

Tanto para la geografía como para el urbanismo la conurbación o conurbano se define como el proceso y el resultado del crecimiento de varias ciudades (donde una o varias de ellas puede encabezar al grupo), las cuales se integran para formar un solo sistema que suele estar jerarquizado. Si bien las distintas unidades que lo componen pueden mantener su independencia funcional y dinámica.

Así pues, un área conurbada se compone de varias ciudades que se diferencian funcional y orgánicamente y cada una de ellas presenta una organización del espacio propia. Desde el punto de vista espacial la conurbación no requiere la continuidad física de los espacios construidos, aunque es frecuente que los ámbitos suburbanos de unas y otras ciudades contacten enlazando mediante las carreteras. El ámbito periurbano, en cambio, ocupa todo el espacio entre ciudades. De esta forma, la conurbación alcanza una escala regional, del orden de algunos centenares de km². Las distintas ciudades que componen la conurbación tienen actividades diferenciadas, una dinámica propia, sus recursos económicos y su capacidad para atraer inversiones, un centro, una periferia y espacios suburbanos propios, sus grupos sociales y su personalidad, un modo de ser y una cultura que les identifica.

Tipos de conurbaciones

La conurbación debe diferenciarse de la aglomeración urbana, fenómeno caracterizado por la expansión de una ciudad, a la que se debe toda la dinámica del área, que afecta a varios núcleos y municipios vecinos, los cuales son absorbidos o suburbanizados por la ciudad para formar un todo continuo en el que solamente hay una organización del espacio (un centro, una periferia, áreas suburbanas y espacios periurbanos), aunque puedan distinguirse en el área suburbana puntos de articulación como subcentros, correspondientes a las plazas mayores de los municipios suburbanizados. En la aglomeración hay continuidad espacial, pero no independencia funcional, ni dinámica.

Hay diferencias en el resultado y en la dinámica del proceso de conurbación entre los países de la primera industrialización, caso de las conurbaciones europeas, y las que aparecen en los países en vías de desarrollo o del Tercer Mundo, caso de las conurbaciones de Iberoamérica. Las conurbaciones del primer tipo corresponden a un proceso de carácter regional asociado a un modelo de desarrollo industrial en el que las iniciativas se difunden por un ámbito donde varias ciudades son capaces de dirigir el proceso de transformación. Las del segundo caso corresponden fundamentalmente a la crisis de la sociedad rural tradicional y se generan en torno a una capital abiertamente macrocefálica. No hay un desarrollo de carácter regional, sino el mero crecimiento urbano apoyado en la demanda generada por el incremento de población, con abundante terciario primitivo y empleos temporales en la construcción y obra pública, que se acompañan de los servicios de administración y profesionales y con industria urbana surgida al amparo del mercado que supone la concentración. Un buen ejemplo de este caso es el sistema urbano desarrollado en torno al D.F de México, donde a la impresionante macrocefalia de la capital, se añade toda una corona de ciudades que en bastantes casos superan el millón de habitantes como Puebla o Toluca.

Un tercer tipo de conurbación es el que se forma por dos o tres ciudades vecinas cuyo desarrollo y crecimiento acaba convirtiéndolas en un sistema en el que suele ocurrir que una de ellas es de tamaño muy superior a la otra y la domina haciéndola depender o convirtiéndola en ciudad satélite.

Por otra parte, el fenómeno de la conurbación está asociado a un tipo de poblamiento en el que abundan núcleos de dimensión urbana no demasiado alejados unos de otros. El caso de la Comunidad Valenciana en España, en el conjunto AlicanteElcheMurcia, es un buen ejemplo, aunque también podría servir de base a un tipo nuevo, fundado en el ocio y el turismo, junto a la industria y una agricultura de mercado. Por el contrario, las ciudades situadas en áreas con un poblamiento donde los núcleos de carácter urbano están muy alejados unos de otros se ven forzadas a un crecimiento considerable para llegar a originar fenómenos de conurbación, lo que explica la macrocefalia que suele caracterizarles cuando se producen. Es el caso de Madrid, donde sólo en fechas recientes podríamos llegar a considerar la integración en el sistema de ciudades como Toledo o Guadalajara.

Conurbaciones en América Latina

Argentina

Pobreza urbana

El  proceso de urbanización ha facilitado la satisfacción de algunas necesidades básicas de la población pero no ha reducido en forma sustancial la pobreza. Si bien los servicios públicos son más abundantes en las áreas urbanas, el alto costo de vida, comparado con el de las áreas rurales, y los bajos e inestables ingresos de una gran parte de la población los relega a una situación de pobreza que limita su acceso a los bienes y servicios que ofrecen las ciudades. El número de residentes pobres en áreas urbanas ha aumentado rápidamente en las últimas tres décadas (de 44 millones en 1970 a 125 millones en 2000) mientras que la población rural en estado de pobreza ha permanecido estable en aproximadamente 78 millones de personas. El crecimiento del empleo informal en los mercados laborales urbanos debido a la incapacidad de las economías de generar suficiente empleo formal se cuenta entre las principales causas de este fenómeno. El sector informal llega a representar en algunos casos el 73% del mercado laboral urbano y se concentra especialmente en las actividades de prestación de servicios. El desafío principal consiste en incorporar esta fuerza de trabajo a la economía formal, donde los niveles de salarios, protección social y productividad son mas elevados, o mejorar sustancialmente su productividad, niveles de ingreso y protección.

La pobreza urbana redunda en múltiples y significativas privaciones cuyas principales dimensiones incluyen:

  • Ingresos inadecuados o inestables, que se traduce en una inadecuada capacidad de consumo.
  • Riesgos debidos a la inestabilidad o escasa provisión de bienes y servicios básicos.
  • Baja calidad de vivienda lo cual comporta riesgos debidos a situaciones sanitarias críticas, contaminación, violencia y desastres naturales.
  • Discriminación y limitado acceso al mercado laboral formal, especialmente para mujeres y grupos étnicos específicos.

La solución de estos problemas requiere de intervenciones multisectoriales y coordinadas en los barrios donde residen los pobres. Actuando en acuerdo con la Unidad de Pobreza y otras unidades del Departamento de Desarrollo Sostenible, la División de Programas Sociales está abocada a analizar en mayor profundidad las características de la pobreza urbana, en particular la que afecta a los habitantes de las áreas centrales, y a identificar políticas efectivas para abordar estos problemas. Los estudios técnicos y de buenas prácticas apoyan las operaciones de préstamo del Banco en rehabilitación de áreas centrales y mejoramiento de barrios.

Características de la actividad industrial

El ser humano siempre ha tenido la necesidad de transformar los elementos de la naturaleza para poder aprovecharse de ellos.

Hacia finales del siglo XVIII, y durante el siglo XIX, el proceso de transformación de los recursos de la naturaleza sufre un cambio radical, que se conoce como revolución industrial. Este cambio consiste, básicamente, en la disminución del tiempo de trabajo necesario para transformar un recurso en un producto útil, gracias a la utilización, en el proceso, de máquinas.

Gracias a revolución industrial las regiones se pueden especializar.

El capital de inversión

El capital de inversión, en Europa, procede de la acumulación de riqueza en la agricultura.

Los recursos naturales

La existencia de recursos naturales es también una condición básica para que se desarrolle la industria. Un recurso natural es aquel elemento de la naturaleza que el hombre, con su tecnología, es capaz de transformar para su propio beneficio.

En todo proceso de transformación de la materia prima, en producto elaborado, aquella pierde peso, por lo que se generan residuos. Por otra parte, es raro el producto elaborado que utiliza una sola materia prima.

El mercado

La existencia de un mercado con rentas altas y diversificadas es fundamental para el desarrollo de la industria. Es el mercado, sobre todo el mercado interior, lo que hace crecer la economía y lo que da salida los productos elaborados en la industria.

La energía

Para la actividad industrial es fundamental la existencia, y el consumo, de energía que mueva los ingenios y las máquinas.

La liberación definitiva se consigue con el abaratamiento del transporte, la producción de energía eléctrica y su transporte a larga distancia.

Dos son las fuentes de energía básicas, para la producción eléctrica: la hidroelectricidad y la termoelectricidad.

La electricidad no es el único recurso energético utilizado por la industria: el carbón, el gas y el petróleo tienen una importancia no pequeña en la producción industrial.

El transporte

El sector del transporte es esencial para el funcionamiento de los países.

El precio del transporte puede influir de manera decisiva en el precio unitario del producto.

Tipos de industria

Distinguiremos tres tipos básicos de industria: la industria pesada, la industria de equipo y la industria ligera.

En sentido estricto una industria pesada es aquella que trata grandes cantidades de productos brutos, pesados, para transformarlos en productos semielaborados. Se suelen instalar en las grandes ciudades industriales.

En la industria pesada distinguiremos, como industrias principales, la metalurgia y la química. Son industrias que exigen inversiones muy elevadas y ocupan mucho suelo industrial. Se sitúan cerca de los grandes puertos de entrada del petróleo o cerca de los yacimientos.

Las industrias de equipo se dividen en dos grandes grupos: las industrias de construcción y las metalúrgicas de transformación.

La industria ligera es la que fabrica bienes de uso y consumo particular. Para ello utiliza materias primas y productos semielaborados.

Teoría de la localización industrial

Será el alemán Alfred Weber quien en 1909 desarrolle una teoría pura sobre la localización industrial en el espacio.

En general, su teoría se aplica a la industria pesada, pero puede aplicarse a la industria ligera. El factor fundamental del que trata la teoría es la distancia: la distancia de la planta de producción a los recursos y al mercado. Lo que se localiza es la planta de producción, que es el lugar de fabricación. También considera que los costes de producción son los mismos en todas partes. Weber representará su teoría en un triángulo, en el cual, dos vértices corresponden a los productos que necesita en su elaboración y otro vértice es el lugar de mercado.

Weber distingue entre materiales puros y materiales brutos.

Según Weber la ubicación de una planta industrial está relacionada con cuatro factores fundamentales: la distancia a los recursos naturales, la distancia al mercado, los costes de la mano de obra y las economías de aglomeración.

En la teoría se consideran dos tipos de materiales de producción: los ubicuos y los recursos localizados.

En el primer supuesto, Weber, considera que los costes de producción son iguales en todas partes: sólo es posible una variación del precio unitario debido a los costes de transporte. La ubicación de la planta sería allí donde los precios de transporte sean mínimos.

Weber elabora un índice, índice de materiales, en el que se divide el peso de los recursos utilizados entre el peso del producto elaborado. El resultado indicará la dependencia de la planta para localizarse cerca de los recursos o cerca de los mercados.

En el segundo supuesto, Weber, introduce cambios en función del coste de la mano de obra y de las economías de aglomeración. El triángulo que Weber utilizó en el primer modelo aparece ahora rodeado de círculos concéntricos que representan el coste del transporte en una área, cada círculo se llama asodapan.

Weber también tuvo en cuenta el efecto de las economías de aglomeración.

Otros factores de localización industrial

Los poderes políticos pueden favorecer la ubicación de industrias.

Pero también existen factores ambientales de atracción o rechazo de una planta. A veces, las necesidades de agua o de zonas verdes cerca de la planta, no permiten su la localización más que en determinados lugares.

También debe tenerse en cuenta la política de desconcentración de las grandes empresas multinacionales. Los bajos fletes permiten a las empresas construir las plantas de producción en los países con una fuerza de trabajo más barata.

Por último no debemos desdeñar la importancia de la investigación en la ubicación de una planta industrial.

Las regiones industriales

Desde el comienzo de la revolución industrial las fábricas ha tendido a concentrarse en algunas regiones, en busca de la cercanía a los lugares de los que procedía la materia prima, los mercados consumidores y las economías de aglomeración y escala. Pero además, la existencia de una fábrica, o de una región industrial, atrae nuevas inversiones, lo que estimula, al mismo tiempo, su crecimiento.

Podemos distinguir varios tipos de región industrial, atendiendo a su morfología: la región dispersa en el medio rural, la región mixta campo-ciudad, la región centralizada en una metrópoli, la región portuaria y la región extractiva.

Desindustrialización

La desindustrialización es un proceso de la economía de mercado en el cual el modelo keynesiano de producción comienza a caer en una crisis que posteriormente dio cuenta de un cambio estructural hacia la Nueva Economía, por lo que se separó así la modernidad del período actualmente llamado posmodernidad. Existen tres puntos básicos para hablar de desindustrialización:

  • Caída relativa del empleo industrial y rígido, y aumento (relativo según la región económica) de la flexibilidad laboral.

Aumento del sector terciario de la economía (servicios), de la economía de la información y posindustrial, y desinstalación o reubicación diseminada de los grandes complejos fabriles.

Aumento proporcional del ingreso y calidad de vida en la medida del nivel de integración o no al proceso de globalización.

Contaminación industrial

Entendemos por contaminación industrial a la emisión de sustancias nocivas, tóxicas o peligrosas, directa o indirectamente de las instalaciones o procesos industriales al medio natural. Estas emisiones pueden ser:

-Emisiones a la atmósfera

-Vertidos a las redes públicas de saneamiento

-Vertidos directos al suelo o a cauces de aguas superficiales

-Almacenamientos o disposición de residuos industriales

-Ruidos en el entorno.

Bibliografía:

Es.wikipedia.org

http://www.iadb.org/SDS/SOC/site_399_s.htm

http://club.telepolis.com/pastranec/rt08.htm

Nivel 10 plus, geografía e historia, océano, España, 2007

Ciberplus.oceano.com

http://www.nivel10plus.com

2 responses to this post.

  1. Posted by 180401 on noviembre 27, 2012 at 2:12 pm

    hay muchisima informacion

  2. Posted by rocio-1042@hotmail.com on noviembre 27, 2012 at 2:13 pm

    cuanta informacion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: