Políticas de Población

 

POLÍTICAS DE POBLACIÓN

 

Se denomina política de población al conjunto de medidas, programas y planificaciones, adoptadas por un gobierno con el fin de producir cambios cuantitativos y cualitativos en los procesos demográficos. Estas políticas tienen como objetivo lograr un desarrollo humano sostenible, llamado por algún desarrollo con equidad, en otras palabras, que contribuya a mejorar la calidad de vida de las personas y a reducir las desigualdades existentes entre los habitantes.

 

Políticas de población en los países desarrollados

Los países europeos no tuvieron políticas de población hasta el siglo XX. Se concedieron entonces ayudas a las familias numerosas en países tan dispares como Reino Unido, Suecia, España y la desaparecida Unión Soviética. Los fascistas italianos en la década de 1920 y los nacionalsocialistas alemanes en la década de 1930 incluyeron el aumento de la población como parte importante de sus doctrinas.

Japón, con una economía comparable a la de los países europeos, fue el primer país desarrollado en la era moderna que inició un programa de control de natalidad: en 1948 el gobierno instituyó una política que incluía la anticoncepción y el aborto para limitar el tamaño de las familias.

Las políticas europeas a favor de la natalidad no tuvieron mucho éxito en la década de 1930 y sus ligeras variantes durante las décadas de 1980 y 1990 (en Francia, España y en muchos países europeos del Este no parece que lograran detener la continua y preocupante disminución de la natalidad. El control gubernamental de la migración parece que resulta más eficaz. La migración a corto plazo por demanda de trabajo ha sido una práctica común en Europa occidental para aumentar el número de nacimientos y tributos sociales, y ha dado a los diferentes países la flexibilidad para reducir la migración durante las recesiones económicas.

Desde 1995, las políticas de población en los países más ricos se han centrado en controlar los flujos migratorios que llegan desde los países más pobres. Paralelamente, el imparable fenómeno de la inmigración está reavivando la natalidad en un gran número de países.

En muchos países avanzados se intentan desarrollar políticas que concilien la vida laboral con el cuidado de los hijos, aunque los incentivos hasta ahora parecen ser insuficientes, y los gobiernos de momento apuestan por la reducción del gasto público antes que en invertir en una mayor promoción de las ayudas directas, las becas y las guarderías.

Políticas de población en América Latina

 

Desde su independencia, los países hispanoamericanos se plantearon los problemas de población derivados del mestizaje y de la existencia de amplias zonas con escasa presencia humana.

El vertiginoso crecimiento de los índices de natalidad, las tradiciones y prejuicios religiosos y familiares, y las costumbres de fuerte arraigo, contrarias al uso de métodos anticonceptivos, han obligado a todos los gobiernos a desarrollar campañas de información y educación, a promover el control de la natalidad y los programas de planificación familiar.

Políticas de población en el resto del mundo

 

En 1952, la India fue el primero de los países en vías de desarrollo que adoptó una política oficial para disminuir el ritmo de crecimiento de su población. El objetivo era facilitar el desarrollo social y económico reduciendo la carga de una población joven y en constante crecimiento. Estudios para investigar los conocimientos, actitudes y prácticas sobre anticonceptivos de la población pusieron de relieve que un alto porcentaje de parejas no deseaba tener más hijos, aunque algunos ya practicaban una anticoncepción eficaz. Los programas de planificación familiar fueron considerados como una forma de satisfacer el deseo de un amplio sector de la población de limitar y controlar la natalidad.

La reducción del índice de crecimiento en algunos países de Asia, como China, puede atribuirse sobre todo a las estrictas políticas de control de la población. A pesar de su inmensa población, China ha reducido con éxito los índices de natalidad y mortalidad: el gobierno ha promovido, de forma a veces éticamente discutible, una política de familias con un solo hijo con el fin de reducir el índice de crecimiento anual del país; la tasa de mujeres que usan métodos anticonceptivos supera el 80% en el país (la media del continente asiático es del 60%).

Hoy, gran parte de los países en vías de desarrollo cuentan con gobiernos que, al menos en principio, permiten el acceso a anticonceptivos por razones de sanidad, como la prevención del SIDA, y que han hecho campañas de información sobre su uso. Estudios recientes muestran que en muchos países se están reduciendo los índices de natalidad y de crecimiento de la población estatal, en parte gracias a los programas de planificación familiar propiciados por los gobiernos.

 

 

 

Toda política de población está sustentada por un proyecto de desarrollo económico y social más amplio. Para poner en marcha estas políticas son necesarias:

• La elaboración de un diagnóstico de base territorial, en distintas escalas de análisis (local, regional, nacional, etcétera), para acceder a una interpretación adecuada de la situación presente y así proyectar la situación futura más probable;

• El apoyo político, que asegura la continuidad (financiera y presupuestaria) de los programas, de otra forma se verían sometidos a interrupciones e irregularidades;

• La toma de conciencia social y acercamiento a la población: la educación e información de los ciudadanos a través de la difusión de datos demográficos y su impacto sobre los recursos y el medio  juega un papel fundamental en el éxito de la política implementada;

• El empleo de métodos y técnicas de control apropiados que permitan el seguimiento de la política de población elegida y el cumplimiento de los objetivos propuestos.

Al respecto, la acción del Estado puede ejercerse sobre cualquiera de las variables demográficas: crecimiento, composición, distribución, migraciones, tamaño.

El factor alrededor del cual se han aplicado las políticas demográficas más importantes es el crecimiento de la población. En tal sentido se han emprendido políticas pronatalistas y antinatalistas.

 

POLÍTICAS PRONATALISTAS

* Medidas más frecuentes:

a) prohibir o limitar el uso por parte de las parejas de los métodos

para controlar la fecundidad

b) promover la natalidad mediante incentivos económicos o

propaganda.

* Muy utilizadas en los años 30.

- Las más agresivas fueron las de los estados totalitarios de los

años 30 (Alemania, Italia). España en menor medida y con

distintas características.

- También otros países: Bélgica, Suecia, el Reino Unido y, sobre

todo, Francia (1920 prohibición de abortos, anticonceptivos, y

Propaganda sobre control de natalidad)

Años 60: países socialistas europeos (Hungría, Checoslovaquia,

Bulgaria y sobre todo Rumania).

 

POLÍTICAS ANTINATALISTAS

* Basadas en la planificación familiar – derecho de los padres a

determinar libre y responsablemente el número y espaciado de sus hijos,

y en la información y medios para hacerlo.

 

* Planificación familiar reconocida por primera vez como un derecho

humano en 1968 en la Conferencia de Derechos Humanos de Teherán.

 

* Diversos métodos:

a) medidas sobre la edad legal del matrimonio

b) técnicas anticonceptivas (DIU, píldora, inyecciones,

preservativos)

c) esterilización

d) aborto

Métodos indirectos: inversiones en servicios sociales (educación,

Salud o nutrición).

 

Por un lado,  los países industrializados (más especialmente los europeos) han adoptado políticas pronatalistas como respuesta al descenso de la fecundidad. Así, las medidas más importantes fueron prohibir o limitar el uso de métodos para controlar la fecundidad y promover la natalidad mediante incentivos económicos. Francia, Alemania y Suecia constituyen ejemplos de la aplicación de estos tipos de políticas.

Por otro lado, los países en desarrollo han establecido las políticas antinatalistas, como es el caso de China e India. Entre los países desarrollados se destaca Japón, que también aplicó programas de planificación familiar.

Otro factor sobre el que se aplicaron medidas y políticas importantes a nivel mundial es el de las migraciones, sean éstas internas o externas.

En cuanto a las migraciones internas (especialmente rural-urbanas), varios países han establecido políticas para contrarrestar los movimientos espontáneos de población y alcanzar un mayor equilibrio en la distribución poblacional de todo el territorio.

Con respecto a las migraciones internacionales los países de destino, en general, están desarrollando políticas restrictivas hacia los inmigrantes.

Por el contrario, los países que sufren de emigración, ponen en práctica medidas para resolver los siguientes problemas:

• proteger a sus emigrantes en los países de destino;

• solucionar los problemas que origina su partida en el propio país de origen;

• atender el impacto social que origina, por su magnitud, la reincorporación y reinserción social de los emigrantes que retornan al país de origen.

En este sentido, la problemática de los refugiados debe constituir un elemento fundamental en las políticas de población de los países afectados. Es necesario que los países que reciben refugiados elaboren programas de protección social que incluyan servicios como alojamiento, integración socio-laboral, formación educativa, asistencia médica, etcétera.

Estas políticas tienen como objetivo evitar lo que actualmente se conoce como el fenómeno de los guetos, que provocan la marginación de ciertos sectores sociales diferenciados por su procedencia étnica. Estos sectores quedan relegados y son permanentemente discriminados por los habitantes nativos y por toda la sociedad en general.

 

 

Demografía

La demografía analiza el tamaño, composición, estructura y distribución de la población en el territorio. Sus investigaciones y análisis principales se centran en dos aspectos: los movimientos naturales de población, es decir, los cambios que se producen en función de los nacimientos y defunciones, y los movimientos espaciales o migraciones. Gracias a estas investigaciones la demografía también puede estudiar la evolución de la población en el tiempo.

La demografía es área interdisciplinar que complementa y, a la vez, se vale de otras disciplinas como las siguientes: Matemáticas, Estadística, Biología, Medicina, Sociología, Economía, Historia, Geografía (la geografía de la población surgió en la década de 1950 con las investigaciones de Pierre George, Zelinski y Trewartha) y Antropología. Tiene una historia relativamente corta. Se considera a John Graunt (1620-1674) como el primero en realizar un estudio demográfico cuando analizó la mortalidad en el Londres de su época, las causas que la provocaban y las diferencias que había entre hombres y mujeres.

Sin embargo, el primer gran referente para la demografía moderna fue la publicación, en 1798, del Ensayo sobre el principio de la población, del economista británico Thomas Robert Malthus. En su obra, Malthus advertía de la tendencia constante que tenía la población humana a crecer a un ritmo más elevado que el de la producción de alimentos, y de los problemas que se iban a originar si no se asumía un control de dicho crecimiento. Asimismo, indicaba las diferentes formas en que se podría disminuir el aumento de población, diferenciando entre los llamados frenos preventivos (abstinencia y anticoncepción) y los frenos positivos (trabajos duros, guerra, hambre y enfermedad).

El verdadero desarrollo de la demografía llegó a partir del siglo XIX con el uso cada vez más generalizado de, primero, fuentes como los registros parroquiales y civiles, que contenían casi únicamente datos relativos a nacimientos, matrimonios y defunciones, y, después, de los censos, más completos al mostrar, por ejemplo, referencias a la composición socioeconómica de la población. El avance de las ciencias del comportamiento, de la estadística y de la informática en el siglo XX estimuló la investigación demográfica. Así, en 1928 se fundó la Unión Internacional para el Estudio Científico de la Población (IUSSP), que agrupa a numerosos científicos de países diferentes. Dentro del propio sistema de las Naciones Unidas existen diferentes entidades y departamentos encargados de esta materia, como el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), o la división demográfica en el seno del Consejo Económico y Social europeo, con su red de información sobre población (POPIN). Además, en muchos países se han creado organismos oficiales para el estudio de la población e institutos de estadística que trabajan regularmente los datos demográficos, y son cada vez más numerosos los tratados y conferencias que tratan la evolución de la población y sus problemas asociados y relacionados con el desarrollo económico.

FUENTES DEMOGRÁFICAS

 

Hasta el siglo XIX, las fuentes apenas tenían datos fiables y regulares sobre población y ofrecían muchas dificultades para hacer estudios demográficos precisos y de forma periódica. A lo largo del siglo XX, los gobiernos y las organizaciones internacionales tomaron gran interés en saber cuál era la población exacta en cada país y en el mundo. Esta preocupación hizo que se crearan organismos especializados que se encargaban de elaborar con rigor y periodicidad documentos oficiales que aportaran datos fiables sobre el número de habitantes y sus características. De esta manera, hoy día se puede describir la población actual y predecir el futuro demográfico, es decir, realizar proyecciones y estimaciones, con una exactitud razonable.

Las principales fuentes demográficas son los censos nacionales, los registros civiles y los padrones. Estas fuentes proporcionan el material de base para investigar las causas y las consecuencias de los cambios de población.

La fuente más habitual y completa es el censo de población, un documento oficial que contabiliza en un momento concreto todas las personas que viven en un área determinada, con sus datos personales y características demográficas, sociales, culturales y económicas específicas (estadísticas vitales): género o sexo, edad, estado civil, lugar de nacimiento, nivel de estudios, tipo de vivienda. La ONU recomienda que los censos se hagan a escala estatal y con una periodicidad de diez años, mejor en los años terminados en uno o cero. Sin embargo, elaborar un censo correctamente es un proceso muy caro por lo que muchos países en vías de desarrollo necesitan apoyo para poder realizarlo; en estos, a veces se realizan muestreos a escala nacional utilizando una selección estadística lo más representativa posible de la población total.

Un Registro Civil, que suele realizarse a escala municipal, es un documento oficial donde se contabilizan de forma continua, por parte de las administraciones locales, los nacimientos, fallecimientos, matrimonios (y divorcios en caso de estar legalizados en el país) y tutelas o representaciones legales.

El padrón municipal es un registro administrativo en el que constan todos los vecinos de un municipio con sus datos sociales. Su elaboración, mantenimiento, revisión y custodia corresponde a los respectivos ayuntamientos y municipalidades. Antes se efectuaba cada cinco años, pero ahora gracias a la tecnología informática existe una actualización inmediata en numerosos países (padrón continuo o abierto, que se actualiza de forma anual). El nomenclátor es una relación de unidades poblacionales, que deriva del padrón municipal y refleja la población de todas las entidades espaciales y núcleos de cada municipio.

Los institutos y servicios oficiales de estadísticas de cada país o región suelen recopilar todos los datos padronales y censales de la población de sus territorios, y son los encargados de actualizarlos periódicamente.

Movimientos naturales de población

Los movimientos naturales son las variaciones en el tamaño de una población que se producen por causas biológicas, es decir, aquellas que se deben al número de nacimientos y de defunciones. Para conocer el movimiento natural de una población se deben analizar la natalidad y la mortalidad.

El crecimiento real de la población se calcula a partir de las tasas de natalidad y de mortalidad, es decir, de los movimientos naturales de la población, y también de los movimientos migratorios o migraciones.

Mortalidad y natalidad

Mortalidad: es la cantidad de defunciones habidas por cada 1000 habitantes en un período determinado (1 año)

Natalidad: es el número de nacimientos vivos por cada 1000 habitantes en un lapso de tiempo determinado (1 año)

La natalidad es desigual en el espacio terrestre: en los países desarrollados es relativamente baja (15 x 1000); teniendo en cuenta que en estos países se controla la natalidad por medio de la planificación familiar; es más elevada en los países subdesarrollados (30 x 1000). Como la natalidad supera la mortalidad se justifica el veloz crecimiento de la población en los últimos 100 años.

El índice de mortalidad de la población ha seguido históricamente una evolución muy desigual. En la época antigua y medieval era muy elevado debido a la desnutrición originada por la deficiente explotación agrícola, la insuficiencia de los medios de transporte y la profusión de epidemias. Modernamente, la mortalidad ha bajado en la mayoría de los países gracias al progreso de la ciencia médica y al desarrollo de la producción de alimentos, sobre todo en occidente, incluso en los países subdesarrollados.

Pobreza mundial

La pobreza es una situación o forma de vida que surge como producto de la imposibilidad de acceso y/o carencia de los recursos para satisfacer las necesidades físicas y psíquicas básicas humanas que inciden en un desgaste del nivel y calidad de vida de las personas, tales como la alimentación, la vivienda, la educación, la asistencia sanitaria o el acceso al agua potable. También se suelen considerar la falta de medios para poder acceder a tales recursos, como el desempleo, la falta de ingresos o un nivel bajo de los mismos. También puede ser el resultado de procesos de segregación social o marginación. En muchos países del tercer mundo, se dice que uno está en situación de pobreza cuando su salario (si es que tiene un salario), no alcanza para cubrir las necesidades que incluye la canasta básica de alimento.

La situación persistente de pobreza se denomina pauperismo.

La aplicación del concepto de pobreza a unos países frente a otros se denomina subdesarrollo

El concepto de pobreza es fundamentalmente económico, aunque también tiene impactos políticossociológicos. En la mayoría de los contextos se la considera algo negativo, pero en algunos ámbitos espirituales la pobreza voluntaria se considera una virtud por implicar la renuncia a los bienes materiales.

Puede ser descrita o medida por convenciones internacionales, aunque pueden variar los parámetros para considerarla.

Un intento de definición responde al hecho de que la pobreza debe ser vista como el resultado de un modelo económico y social, ejercido y aplicado en un territorio y tiempo determinado, por los diversos agentes económicos y políticos, que producen en la sociedad sectores excluidos de los beneficios totales o parciales del modelo en ejecución. A estos sectores excluidos de tales beneficios los llamamos generalmente pobres o más genéricamente como parte de la pobreza existente.

La pobreza no es pues una causa que deba ser tratada como tal para combatirla, es el resultado de procesos complejos y extendidos en el tiempo, que son difíciles de apreciar a simple vista y que requieren investigación sostenida para lograr su comprensión antes de plantear cualquier intento de terminar con la pobreza.

Causas

Hipótesis de relaciones imperialistas entre países: Antiguas colonias de los países ricos debilitaron las economías locales de los países pobres al adaptarse a las necesidades de las potencias coloniales. Las distorsiones en las economías de los países pobres no son superadas con los procesos de descolonización debido a que la dinámica de los mercados internacionales son controlados por las antiguas metrópolis.

Comportamiento cultural e individual: los pobres no son actores pasivos. Las personas pobres presentan comportamientos que refuerzan, mantienen y reproducen la pobreza. Estas tendencias culturales pueden ser transmitidas de generación en generación.

Localidad: la probabilidad de caer, quedarse o moverse fuera de la pobreza depende del lugar donde se vive. Así en regiones con productos caracterizados por bajos niveles de valor agregado es más probable que propongan salarios más bajos y oportunidades económicas limitadas. Una perspectiva complementaria, es la perspectiva de la segregación de determinados grupos sociales en localidades definidas y determinadas por la ausencia de servicios públicos, empleo y oportunidades.

Tipos de pobreza

Según las Naciones Unidas se distinguen los siguientes tipos de pobreza:

-         Pobreza humana: carencia de las capacidades humanas esenciales, como la alfabetización y una nutrición suficiente;

-          Pobreza de ingreso: falta de ingreso o de capacidad para realizar gastos mínimamente suficientes;

-          Pobreza extrema: indigencia o miseria, entendida como incapacidad de atender las necesidades alimentarias y no alimentarias esenciales;

-          Pobreza relativa: pobreza definida de acuerdo con criterios que pueden variar según los países y a lo largo del tiempo. Un ejemplo seria el umbral de pobreza fijada a la mitad del ingreso medio por habitante. El umbral puede subir si aumenta los ingresos.

-          Pobreza absoluta: pobreza definida de acuerdo con un criterio fijo. Un ejemplo seria umbral internacional de pobreza fijado en un dólar diario.

6

La educación en el mundo

 

Alrededor de 1 millón de personas en el mundo son analfabetas, es decir, carecen de los conocimientos necesarios para leer y escribir y desarrollar con eficacia sus actividades normales dentro de su sociedad.

Existe una clara correlación entre el analfabetismo y los indicadores del desarrollo (industrialización, urbanización, fecundidad, producto bruto nacional y per cápita, etc.)

Por lo tanto, el problema de la educación constituye una manifestación del círculo más vicioso de la pobreza. Garantizar el derecho a la educación supondría un paso decisivo para limitar la pobreza.

El analfabetismo es mayor en las áreas rurales que en las urbanas, y la proporción de mujeres analfabetas en estás áreas supera a la de los hombres.

La denegación del derecho a la educación perjudica la capacidad de los seres humanos para trabajar de forma productiva, mantenerse, protegerse a sí mismos y a su familia.

En el mundo en desarrollo, unos 130 millones de niños en edad escolar crecen  sin poder recibir una educación básica, a pesar de que la Convención sobre los Derechos del Niño (1989) establece ese derecho en el artículo 28.

Entre las causas del analfabetismo de estos millones de niños se pueden mencionar entre otras:

-         Están sometidos a formas explotadoras de trabajo;

-          No existen escuelas a donde ir y no se respeta el derecho a la educación;

-          No tienen recursos para cubrir los gastos de escolaridad;

-          Faltan medios: profesionales calificados, libros, materiales.

 

La educación en América latina

 

Los países de América Latina atraviesan dificultades importantes para consolidar las reformas institucionales y persiste en toda la región una distribución extremadamente desigual de la riqueza y de los ingresos.

Pese a los esfuerzos realizados, la situación educativa en América Latina no ha cambiado significativamente en la última década. De acuerdo a datos de la CEPAL, si bien se registran altas tasas de cobertura educativa en primaria (superiores al 90%), las tasas de matriculación y permanencia siguen siendo muy bajas en educación preescolar, secundaria y superior, con importantes diferencias entre países. Se constata de manera generalizada una deficiente calidad educativa que se refleja en una elevada deserción y repetición. Más allá de la educación formal, los niveles de analfabetismo y ausencia de capacidades básicas se reproducen en los sectores de población adulta y joven, particularmente en el ámbito rural.

16010720

La población activa

El mundo del trabajo afecta a todos los habitantes del planeta. Su estudio es de particular relevancia en el marco de la globalización y de los profundos cambios políticos y tecnológicos que afectan a la sociedad actual. Con tal propósito se utiliza ampliamente la clasificación que distingue entre población económicamente activa y económicamente inactiva.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la población económicamente activa incluye a todas las personas de ambos sexos que constituyen la mano de obra disponible para la producción de bienes y servicios (entre 15 y 64 años). Dentro de ella se distinguen los ocupados, que son aquellos que trabajan y reciben algún tipo de pago por sus tareas, y los desocupados, que son los que no tienen un empleo pero lo buscan o están a la expectativa de alguno.

La población económicamente inactiva es la que no recibe regularmente algún tipo de remuneración. Puede tratarse de inactivos, de pasivos transitorios (los jóvenes), o de pasivos definitivos (los ancianos). Entre los inactivos se incluyen, entre otros, las amas de casa, los niños, los religiosos, los presidiarios y los jubilados.

La población activa se puede clasificar teniendo en cuenta varios criterios, como: la rama o sector de actividad, la ocupación, la situación profesional, etcétera. El criterio más utilizado y simple, también como indicador del desarrollo de una determinada sociedad, es el que tiene en cuenta el sector de la economía en el que la población activa realiza sus actividades: primarias, secundarías y terciarias (y eventualmente cuaternarias).

El sector primario, cuya actividad principal es la agricultura, ocupa a la mayoría de la población de los países con escaso desarrollo económico, como los que se encuentran localizados en África Subsahariana, Asia Meridional, parte de América latina y los pequeños Estados insulares de Oceanía:

En los países desarrollados los porcentajes de población ocupada en el sector primario son extremadamente reducidos, pero es una actividad muy productiva. Se trata de una agricultura tecnificada e industrializada. Como ejemplo se pueden mencionar los países de Europa Occidental, América anglosajona, Japón, Australia y Nueva Zelandia.

El sector secundario, representado por la actividad industrial, presenta una situación opuesta a la del sector primario. En términos generales, los países desarrollados cuentan con los porcentajes más elevados (superiores al 30%) y los países en desarrollo valores que se encuentran entre el 10% y el 20%.

Cabe destacar que los países industriales poderosos cuentan con un porcentaje bajo de la población dedicado a la industria (por ejemplo, Estados Unidos, el 21%). Esto se debe a que han trasladado la mayor parte de sus industrias a naciones en desarrollo por la presencia de gran cantidad de mano de obra barata. Los países desarrollados sólo mantienen las tareas de investigación y las industrias que producen tecnología de punta (informática, electrónica, etcétera).

Debe advertirse que las características enunciadas no se cumplen en algunos países por distintas causas. Por ejemplo, Arabia Saudita y Grecia, países con elevado porcentaje de población afectada a la industria o a los servicios, no se encuentran entre los que presentan mayor desarrollo económico y social, que está concentrado en muy pocas personas y no se extiende a toda la población.

El sector terciario, orientado a las actividades comerciales y a los servicios (los que son públicos como la educación y la salud, los profesionales, los transportes, etcétera), ha sufrido un acelerado crecimiento en los últimos años. En los países desarrollados, esta expansión se debe a una mayor demanda de servicios más especializados (en el campo del comercio, el transporte, la recreación, la información, etcétera) por parte de su población, que cuenta con sus necesidades básicas satisfechas.

En los países en desarrollo existe una gran variedad de situaciones. Los valores más bajos se encuentran en África con porcentajes inferiores a 10. Los más altos, similares a los de los países desarrollados, son producto, en parte, del crecimiento de las ciudades por el éxodo rural. Allí se advierte un aumento de empleos urbanos o actividades económicas informales o marginales caracterizadas por condiciones de trabajo precarias e inestables.

Desempleo

La definición de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) del desempleo abierto es “aquellas personas que durante la semana de referencia de las encuestas de hogares no tenían trabajo, habían buscado activamente un empleo durante las últimas cuatro semanas y estaban disponibles para tomar un empleo de inmediato”

a) Desempleo cíclico: Se origina como parte de las repercusiones que se tienen a nivel laboral, en el comportamiento económico, en función de transitar por las fases de recuperación, aumento, apogeo y descenso de la actividad económica. La contracción de ese ciclo provoca una mayor cantidad de desempleo y se denomina recesión. Si la recesión se presenta de manera aguda y durante un tiempo considerable, se convierte en depresión; se genera en este último caso el desempleo depresivo.

b) Desempleo estacional: Se caracteriza por prácticamente predecibles épocas del año en que la demanda laboral es baja, producto de los ciclos de producción en determinada línea productiva. Un ejemplo ilustrativo de esto es la estacionalidad agrícola y la demanda de trabajadores, en épocas de siembra y de cosecha. En épocas de mantenimiento de cultivos y cría de ganado, se reduce la demanda de operarios.

c) Desempleo friccional: Se deriva del tiempo que se requiere para encontrar, ya sea una nueva colocación o bien de poder conseguir el primer empleo, al ingresar en el mercado laboral. Se trata de factores que pueden estar asociados al tipo estructural de paro.

d) Desempleo estructural: Se debe a la influencia de factores que estarán de manera más permanente en el sistema. Entre los mismos se tiene al aumento de productividad, a las fusiones de empresas, a la contratación en otros países. Este último factor, a pesar de que no existe mayor integración de los mercados laborales del mundo, sí permite que países con mayores niveles de mano de obra que países industrializados, puedan competir por procesos de producción o bien prestación de servicios.

Efectos del desempleo

La presencia de un elevado desempleo es un problema tanto económico como social. Como problema económico, es un despilfarro de valiosos recursos. Como problema social es una fuente de enormes sufrimientos, ya que los trabajadores desempleados tienen que luchar con una renta menor. Durante los períodos de elevado desempleo, las dificultades económicas también afectan a sus emociones y a la vida familiar.

De cuando en cuando, los países experimentan un elevado desempleo que persiste durante largos períodos, a veces hasta diez años. Es lo que ocurrió en Estados Unidos durante la Gran Depresión, que comenzó en 1929. En unos pocos años, el desempleo aumentó afectando a casi una cuarta parte de la población trabajadora, mientras que la producción industrial se redujo a la mitad.

 

Tasa de desempleo

La encuesta divide a la población de 16 años o más años en cuatro grupos:

  • Ocupados. Son las personas que han realizado trabajo remunerado, así como las que tienen empleo pero están ausentes por enfermedad, huelgas o vacaciones.
  • Desempleados. Son las personas que no están ocupadas, pero que han buscado trabajo activamente o están esperando volver a trabajar. Más exactamente, una persona está desempleada si no está trabajando y ha realizado esfuerzos específicos por encontrar empleo durante las cuatro últimas semanas, 2) ha sido suspendida de empleo y está esperando a ser llamada nuevo o 3) está esperando a ocupar un trabajo el mes siguiente. Además debe declarar que ha hecho un esfuerzo concreto (como acudir a empresas locales responder a anuncios de ofertas de trabajo) por encontrar un empleo.
  • Inactivos. Esta categoría comprende el porcentaje de la población adulta que está estudiando, realizan tareas domésticas, jubilada, demasiado enferma para trabajar o que simplemente no está buscando trabajo
  • Población activa. Comprende las personas que están ocupadas y las desempleadas.

La tasa de desempleo se calcula como el número de desempleados dividido por la población activa, y se expresa en forma de porcentaje. Es decir, no es una proporción entre el total de la gente desempleada y el total de la población, sino el de aquélla que se denomina “económicamente activa”.

800px-Desempleo_mundo

La desnutrición

La desnutrición sigue representando hoy día un problema en la mayoría de los países en desarrollo,  afecta principalmente a grupos específicos de la población como los niños, niñas, mujeres en edad reproductiva y ancianos. Tiene repercusiones sobre varios aspectos en la vida de una comunidad, que le impiden desarrollar plenamente su potencial.

A nivel mundial la malnutrición es responsable, directa o indirectamente, del 60% de los 10.9 millones de muertes que ocurren anualmente entre niños y niñas menores de 5 años y  más de las dos terceras partes de estas muertes están asociadas con  prácticas de alimentación no apropiadas durante el primer año de vida.

La insuficiencia nutricional también ha frenado el desarrollo de 178 millones de menores en edad preescolar en los países en desarrollo. La desnutrición afecta a más de 55 millones de niñas y niños en edad preescolar anualmente.

 

Las minorías

 

La problemática de las minorías comienza a plantearse en el mundo occidental a comienzos del siglo XIX. La conformación de los estados nacionales en Europa –a través de la delimitación de sus fronteras coloca a ciertos grupos étnicos bajo el poder de otros. En otras palabras, estas comunidades que se distinguían por su etnia o su lengua quedan sometidas a una sola comunidad (la que sustenta la legitimidad nacional).

En la actualidad, un gran número de personas en el mundo está sometido a algún tipo de marginación.

Ahora bien, debido a la diversidad de situaciones que existe en el planeta, es difícil precisar la definición del término minoría. En términos generales, el término alude al grupo numéricamente inferior al resto de la población de un país, que se organiza en torno a una identidad diferente de la sociedad en su conjunto y que manifiesta públicamente esa diferencia pidiendo que se la reconozca como tal.

Los criterios para definir a un grupo minoritario pueden ser:

* Su lengua;

*   Su cultura;

*   Sus tradiciones;

*   Su religión.

En relación a las minorías étnicas, se pueden diferenciar diferentes tipos:

En primer lugar se encuentran las minorías nacionales, son aquellas que reclaman el reconocimiento de un territorio propio dentro del Estado, es decir, poblaciones que ocupan tradicionalmente una región que constituye para ellas su territorio. Es el caso de los caunos y vascos en España, y de los kurdos en Asia. Los kurdos constituyen una de las mayores minorías étnicas del mundo actual, han sido víctimas de persecuciones y sometimientos. Viven en los territorios actuales de Turquía, Siria, Irán, Irak y Armenia y aspiran a la creación un Estado independiente.

En segundo lugar están las mayoritarias. Son poco frecuentes y corresponden a las poblaciones mayoritarias en número que se encuentran en una situación de discriminación dentro del país en el que viven. Los indios quechuas en Ecuador o negros en Sudáfrica constituyen ejemplos de este tipo de minorías.

En tercer lugar, la situación en Sudáfrica ha sido originada por la política denominada “apartheid” (separación con respecto a los habitantes negros). Pero la supresión de esta política en las primeras elecciones multirraciales en 1994 permite advertir avances a favor una convivencia pacífica entre los dos grupos.

En cuarto lugar, podemos distinguir  a las poblaciones aborígenes o tribales que se mantienen aún al margen del mundo contemporáneo. Las mismas se caracterizan por conservar sus costumbres ancestrales, vivir en condiciones muy precarias. A su vez, sus problemas son en muchos aspectos (documentación, titularidad de tierras, educación, etcétera), distintos a los de otros grupos minoritarios. Estos grupos son denominados poblaciones autóctonas por las Naciones Unidas.

Estados Unidos constituye un ejemplo de país que, en su interior, presenta grupos minoritarios. Las minorías más importantes son las de hispanos, asiáticos y negros. El origen de estos últimos se remonta a los esclavos traídos de África para el trabajo en las plantaciones de algodón y tabaco.

Los hispanos conforman el primer grupo minoritario del país; incluyen a los que emplean como lengua común el castellano y proceden de países latinoamericanos, principalmente de México y los países de América Central. Son un grupo heterogéneo, en constante crecimiento, muy difícil de cuantificar. Esto se debe a que la mayoría de los mexicanos ingresa al país en forma clandestina, constituyendo un factor importante de conflicto social.

Asimismo, el proceso internacional de reconocimiento de las minorías y su protección ha sido lento. Así, en 1990 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una Declaración sobre los derechos de las personas pertenecientes a minorías nacionales o étnicas, religiosas y lingüísticas. Este documento sostiene que los Estados están obligados a proteger la existencia y la identidad de las minorías dentro de sus territorios adoptando las medidas necesarias para ello.

En esta misma Declaración se enumeran los derechos de estas personas, a saber:

• Derecho a disfrutar de su propia cultura, a profesar y practicar su propia religión y a utilizar su propio idioma, sin ser objeto de ningún tipo de discriminación;

• Derecho a participar efectivamente en la vida cultural, religiosa, social, económica y pública;

• Derecho a participar en las decisiones que se adopten respecto a la minoría a la que pertenezcan;

• Derecho a establecer y mantener sus propias asociaciones;

• Derecho a establecer y mantener contactos libres y pacíficos con otros miembros

• Derecho a mantener contactos libres y pacíficos con otros miembros de su grupo o con personas pertenecientes a otras minorías.

 

 

CONCLUCIÓN

En mi opinión, las políticas demográficas son la muestra más evidente de la capacidad que tienen ciertas estructuras de poder político o económico para “manejar” a las personas, puesto que son precisamente las personas (su existencia, su muerte, su reproducción, su ubicación geográfica) las que constituyen el medio por el cual se pretende alcanzar objetivos diversos. En otras palabras, se da la paradoja de que el supuesto beneficiario final de cualquier política, la población, se convierte en este caso en el instrumento con el que se persiguen otros objetivos.

La inmensa mayoría de los países carecen de un marco ético que garantice la no instrumentalización de la persona humana. Las políticas de población han mostrado una eficacia extraordinaria en la consecución de sus metas. Sin embargo, los objetivos de las políticas de población van en el sentido contrario, pues es alarmante la caída de las tasas de fecundidad en todo el mundo, y llega a ser crítica en algunos países desarrollados. Las razones argüidas para poner en marcha las políticas de población que intentan abatir las tasas de fecundidad no tienen un fundamento objetivo, sino ideológico.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

http://html.rincondelvago.com/poblacion-mundial_6.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Pobreza

http://www.ced.uab.es/jperez/pags/polpob/temaspolpob/Definicion.htm

http://www.portalplanetasedna.com.ar/poblacion13.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Desempleo

http://rdominicana.nutrinet.org/areas-tematicas/materno-infantil/74-la-desnutricion-un-problema-mundial-y-actual

http://www.portalplanetasedna.com.ar/poblacion18.htm

Microsoft ® Encarta ® 2008. © 1993-2007 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

http://www.cme-espana.org/DOC/EPTladeudapendiente.pdf

María Julia Echeverría y Silvia María Capuz, Geografía, el mundo contemporáneo, A-Z Editora, Buenos Aires 2005

 

About these ads

3 responses to this post.

  1. Posted by luisa ines maya on marzo 23, 2011 at 2:19 am

    muy interesante este trabajo el cual me ayudo para la clase con mis estudiantes. gracias.

  2. Posted by Santiago on abril 12, 2013 at 4:52 am

    muy interesante :)

  3. Posted by rafael cancino on mayo 2, 2014 at 4:07 am

    como se podrán hacer los ajustes necesarios si no hay consenso en los congresos al respecto, es decir medimos la vida de la población en base a sus ingresos, que ciertamente es necesario pero la calidad de vida real se basa en la actitud ante la misma, uno de los cambios de mentalidad de los políticos debe ser el impulso a racionalizar recursos pero impulsan el consumismo y eso es una carrera que no se alcanza sin la preparación de la población y sin políticas de equilibrio social, que debiéramos hacer en los países subdesarrollados ¿tienen alguna sugerencia?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: